Skip to main content

Oda a Mike Wazowski




Mike Wazowski es mi personaje favorito de Pixar. Sí, ya sé que puede parecer una elección algo extraña. Después de todo en la propia "Monstruos S.A". hay un personaje especialmente memorable en su animación y carácter, que propicia los momentos más emotivos de la cinta y esa es Boo, la niña humana (que podría ser mi segundo personaje favorito). Pero Mike reúne todas las características que le pido a un personaje de animación, al menos uno cómico. Y es que, aparte de que me haga reír, sea un personaje definido, con unas características peculiares. Y vaya si es un personaje peculiar.

Su diseño no es excesivamente original pero resulta carismático. Lo que hace a un personaje es su personalidad más que su aspecto. Como decía Tex Avery, “Bugs Bunny podría haber sido un pájaro”. Y parece que sabemos de Mike más que de muchos otros personajes de Pixar. Es un neurótico, un maniático del control, un eterno optimista –“¡He salido en la tele!” grita emocionado cuando el logotipo de su empresa le tapa la cara en un anuncio-, un cómico a su pesar...o intencionadamente, según el momento, admira a su amigo y a los asustadores y le gusta mucho conducir. Tiene una faceta de seductor con su chica, Celia, y aunque se hace más el duro que Sully al conocer a Boo, también es bastante tierno. Además se llama Mike y se apellida Wazowski. Un nombre bastante peculiar para un monstruo. No estoy seguro, pero puede que buscaran darle un toque judío.

Doce años después de “Monstruos S.A.” llega a nuestros cines su precuela en un momento en el que la hegemonía de Pixar en el campo de la animación empieza a ponerse en entredicho. Hubo a quien no le gustó “Brave”, una película con fallos-como casi todas, las de Pixar y las de los demás- pero bastante incomprendida y a la que enseguida se le buscó la excusa de que había tenidos problemas en producción, cuando no resulta tan evidente que estos sean la causa del conjunto final. Más floja fue “Cars 2” que sin ser del todo una mala película se sustentaba principalmente en un personaje algo cargante y en un mundo que nunca fue muy atractivo para empezar, el de los coches parlantes, todo ello en una trama correcta pero demasiado complicada para niños, a la vez adornada con un humor poco atractivo para los adultos. El que suscribe observó algunos problemas de repetición de fórmula en “Toy Story 3”, pero casi nadie más pareció estar de acuerdo.


“Monstruos University” se presentaba como una película muy divertida pero también, para algunos, algo irrelevante, como suelen serlo a menudo las precuelas (y bastantes secuelas) y adscrita a un subgénero que no suele obtener el respaldo de la crítica, la comedia universitaria yanqui. A mi se me presentaba como un filme innecesario pero con suerte tremendamente gracioso que quizá no estropearía mucho la reputación del original al no hacer nada demasiado radical como ‘envejecer’ a Boo y convertirla en una preadolescente , movimiento que además de parecerse a Toy Story 3, habría arruinado seguramente al personaje de Boo.

Si “Monstruos S.A.” era-quizá- la película de Sully (es él el que entabla la relación más profunda y emotiva con la niña), “Monstruos University” es la película de Mike. En ausencia de Boo, y de una historia de amistad ‘paternal’, los autores del filme han decidido convertir al pequeño cíclope verde en el centro dramático de la cinta. Y eso supone, a la vez, el mayor disfrute y el mayor problema de la cinta, en mi modesta opinión.
A veces los personajes están diseñados para ser secundarios y puede ser un movimiento peliagudo convertirlos en principales. Pero esto no representa un gran problema para mi si consigues conservar intacta la personalidad de dicho personaje. La cuestión es cuando intentas darle un carácter en teoría más complejo a un personaje sencillo. Cuando digo esto no pretendo contradecirme con respecto al comienzo de mi comentario. Mike es un personaje con bastantes características que lo definen y por tanto funciona cómicamente, pero no es tanto un personaje dramático.

Claro que ¿es necesario que una comedia incluya drama para ser memorable? Sí, en opinión de Pixar, no en la de que esto escribe. “Cazafantasmas” es una película memorable y con argumento en la que no sucede nada dramático en el sentido ‘emotivo’ del término, obviamente suceden hechos peligrosos, e incluso hay una pequeña historia de amor y momentos de terror “en serio” (las gárgolas), pero casi todo se sustenta en los gags. Aún así el guión está solidamente construido y va in crescendo (en ese sentido su estructura no tiene nada que ver con el de las comedias animadas de Dreamworks o BlueSky). E incluso los personajes pasan de ser unos buscavidas caraduras a altruistas salvadores de Nueva York pero no existe una escena emotiva que nos lo puntualice.

Es posible que “Monstruos University” hubiese parecido demasiado ‘superficial’ de centrarse sólo en bromas, novatadas, fraternidades u otros tópicos del cine estudiantil norteamericano. Y , después de todo, algunas de las mejores películas del género, como las de John Hughes, incluyen una buena cantidad de drama. Pero otras también funcionan por el mero despiporre. La cinta de Pixar mezcla un poco de las dos cosas , es bastante divertida, hilarante en ocasiones-aunque en conjunto es menos graciosa que la original- pero también contiene un mensaje con el que más o menos todos nos podemos identificar. La mezcla funciona bien, pero no tan bien como en otras películas de Pixar. Desde luego lo hace muchísimo mejor que Cars 2, donde la amistad de Rayo y Mate era muy poco relevante para la trama...aunque tampoco tendría por qué serlo.

Volviendo a Mike, el filme se centra principalmente en su faceta de eterno optimista. Algo que suele funcionar en un personaje perdedor (pienso en ese optimista-pesimista que es Charlie Brown) y en su fanática admiración hacia el mundo de los asustadores. Su sueño es convertirse en uno de ellos y con este objetivo acude a estudiar a una prestigiosa universidad. Un magnífico e hilarante prólogo con un adorable Mike en versión infantil nos pone en situación sobre el tema.

Sin embargo en esa primera escena hay algo que no me cuadra. Escapándose de la supervisión de su profesora Mike se cuela en la habitación de una niña mientras uno de los asustadores hace su trabajo , para ver más de cerca la acción. ¿Es este el mismo Mike que entra en pánico cada vez que ve a Boo? ¿Qué se rocía un spray en su propio ojo en un vano intento de defenderse? Su optimismo y su fanatismo se han comido aquí a su parte neurótica y en cierto modo cobarde, defectos que mostraba en la película original.

Supongo que al tratarse de una precuela y de un Mike joven no se trata exactamente del mismo personaje. Este es más ingenuo e inseguro-otro aspecto que no aparece con frecuencia es su lado bromista , sus respuestas rápidas ante una provocación- pero también puede tratarse del típico problema a la hora de convertir a un personaje cómico en protagonista...que de algún modo se vuelve más...estándar.

Es algo muy difícil de manejar. De forma similar a lo que antes comentaba sobre las comedias y su contenido de drama, hay otra corriente de opinión, con la que también discrepo, que afirma que para empatizar con un personaje tenemos que conocer sus sueños, sus motivaciones y sentimientos. Según esta corriente si Bugs Bunny o Speedy Gonzales llegaran a protagonizar una película por si solos (y no algo como Space Jam, donde su protagonismo es muy compartido) sería obligado ponerles una meta e incluso introducir un momento emotivo donde se les viera tristes por no conseguirla, algo que seguramente los haría más parecidos a cualquier otro personaje animado que mostrarlos tal y como eran...a menos que se acertara plenamente con aquello que les define como personajes. En todo caso las comedias de los hermanos Marx o las de los Monty Python nos demuestran que no es necesario que un personaje sea emotivo para que nos divirtamos con ellos durante hora y media  y nos resulten carismáticos.

Ni siquiera pretendo insinuar que el dramatismo de “Monstruos University” esté mal hecho, sólo planteo que se puede hacer de otra forma, que se pueden hacer comedias puras en animación sin ningún tipo de complejo (“Astérix y las doce pruebas”) y que se pueden conservar las peculiaridades de los personajes aunque estos sean los protagonistas. Pareciera que si un personaje tiene algún defecto (ser un perdedor) este debe ser compensado por una serie de valores positivos (optimismo y valentía), cuando perfectamente puede ser un cobarde o cosas peores. Incluso en un filme para niños, siempre que no tengamos un asesino en serie por protagonista, no creo necesario que los personajes humorísticos deban transmitir, necesariamente, valores morales. Tampoco quiero decir con esto que un personaje cómico tenga que ser superficial o no pueda mostrar nunca sus sentimientos. De hecho a veces es preferible un personaje de este tipo como protagonista a los arquetípicos príncipes y princesas de Disney, mucho más aburridos, y reducir a los animalillos o criaturas a secundarios chistosos, si bien puede funcionar, a veces también los convierte en personajes forzados y/o cargantes por chocar con el estilo general de la cinta.

Hacia el final de la película hay otra escena en la que Mike da buena muestra de su valentía. Hay aspectos del mensaje final que sin duda tienen cierta resonancia y resultan originales por no ser especialmente triunfalistas. Pero podría haberse aprovechado la situación para dejar traumatizado al personaje y ver cómo eso hace que empiece a tener más miedo a los niños humanos. Porque , con las situaciones que viven Sully y Mike en esta película, parece que se pierde algo de la ‘magia’ del miedo atroz que los monstruos les tienen en el primer filme.

“Monstruos S.A.” era un filme de personajes que tenia un gran universo, fantásticos gags y un buen toque emotivo, pero a veces fallaba en su guión (la mitad de él es una sucesión de persecuciones, destierros y planes imprecisos de los malvados). En ese sentido “Monstruos University” está casi más inteligentemente estructurada, además de añadir sus propios personajes secundarios realmente logrados como los compañeros de Ozma Kappa, pero a veces descansa un poco demasiado en esa faceta de las precuelas de sorprender con un cambio de dinámica (los personajes son amigos pero antes se odiaban) o de carácter (eran más jóvenes e inexpertos) que no tienen por qué ser necesariamente lo más adecuado (algo de esto había también en “X Men:Primera Generación”).

Con todo , si esto es lo peor que puedo decir de la película, significa que no está tan mal. De hecho no lo está en absoluto y la recomiendo para todo aquel que quiera pasar un rato francamente divertido y quiera reunirse de nuevo con estos personajes. Simplemente su cuidado guión no consigue ocultar, pese a todos sus esfuerzos, que el regreso de estos personajes es antes una maniobra de marketing que un argumento que fuera necesario explicar.   







Comments

Popular posts from this blog

No diga "Sí", diga "Oui"

Una de las cosas que me han regalado estas navidades ha sido un par de dvds de El Inspector, aquellos dibujos que solían acompañar a la Pantera Rosa en su entrañable "show" televisivo recientemente recuperado por Cuatro, ese canal que, al menos en sus inicios, se especializó en el refrito y en la nostalgia.
Cuando era pequeño me llamaban especialmente la atención los dibujos animados protagonizados por animales, así que en El show de la Pantera Rosa mis favoritos eran los de la propia Pantera, y también otros como El oso hormiguero y la hormiga. Sin embargo recuerdo vagamente haber disfrutado también con el Inspector, pero el caso es que no tenía muy frescos sus dibujos hasta que volví a ver alguno, de pasada, en Boomerang y me pareció que tenía buena pinta.

Más tarde adquirí la edición en dvd de todos los cortos de la Pantera Rosa y aún es el día en que no los he visto todos. La Pantera era un gran personaje y algunos de sus cortos son desternillantes, pero las situaciones m…

Fuera de juego (86): Recortable

Veremos qué pasa...de momento no pinta bien la cosa...

Fuera de juego (16): La noche antes de Reyes

Año nuevo...blog nuevo. Como ya habréis comprobado cambié el fondo del blog, espero que sea relativamente elegante y no muy hortera, dentro de mi tendencia al horror vacui. Y aquí está la primera tira del año. Nunca me pasó lo que a Nerea aquí, pero de pequeño solía estar bastante nervioso la noche antes de Reyes.