Skip to main content

Hotel Transilvania


 
Genndy Tartakovsky es uno de mis directores de animación favoritos en la actualidad. Tal vez mi favorito, si tenemos en cuenta que John Kricfalusi, el creador de Ren y Stimpy, ha entrado en una espiral un tanto contraproducente en su intento de ser cada vez más políticamente incorrecto y, en lugar de ello, perder sutileza por el camino.

Supongo que algunos podrían decirme que no soy el mayor fan de Tartakovsky habida cuenta de que he visto muy poco de una de sus series más premiadas, Samurai Jack, y , aunque me agrada, no me vuelve completamente loco. Mi devoción por el director proviene de “El laboratorio de Dexter”, en mi opinión una de las mejores series de animación de los últimos veinte años, a la altura de “Los Simpson” o los propios “Ren y Stimpy”.


En un mundo ideal todas las series de animación de humor para todos los públicos serían como esta. Recalco lo de para todos los públicos. Una serie tan inteligente, divertida, bien dibujada y con personajes tan carismáticos no puede considerarse como exclusivamente para niños. Para mi lo tiene todo: el grafismo moderno de Hanna Barbera, el slapstick de los Looney Tunes y las relaciones familiares de “Los Simpson”, además de homenajes a los cómics de superhéroes, el anime o las películas de monstruos. Aspectos que también se vieron en parte en las más populares “Supernenas”- en las que Tartakovsky también trabajó junto a su creador, Craig McCracken, llegando a dirigir la animación de su película en la gran pantalla- pero con unos personajes protagonistas, en mi opinión, más planos.



Dicho esto, mi reacción ante “Hotel Transilvania” podría haber sido extrema en dos sentidos.  Podría haberme encantado o haberme decepcionado profundamente. Pero lo cierto es que ha sido intermedia. Me ha gustado mucho, aunque no me parece un clásico. Supongo que, en parte, porque ya iba avisado de lo que me iba a encontrar, pero , de no haber sido así, creo que también me habría gustado. Escribo estas líneas para defenderla antes de que los espectadores más críticos la tilden de nadería o de poco arriesgada. Cosa que ya ha ocurrido en parte entre la prensa especializada estadounidense.

Si  nos centramos en su historia -y no en su hilarante animación- “Hotel Transilvania” no es , ni más ni menos, que una cinta animada comercial al uso. En su trama y su manera de desarrollarla no difiere enormemente de otras películas de animación como la mayoría de las de Dreamworks (si exceptuamos las sobresalientes “Cómo entrenar a tu dragón” y las dos entregas de “Kung Fu Panda) , Sony o BlueSky. Lo cual quiere decir que no es excepcional pero tampoco es peor que la media, aunque sí, puede que no se note tan trabajada como las mejores cintas de Pixar.
 



Aunque , en realidad, tira por otro camino. A priori la cinta puede presentar una larga lista de handicaps.  La presencia de actores famosos que prestan sus voces a los protagonistas- costumbre ya discutible en versión original que se ve empeorada en las versiones dobladas, al contratar a algunos personajes conocidos que tienen muy poco de actores- , la influencia de Adam Sandler (que presta su voz a Drácula), actor demasiado aficionado a la comedia de humor grueso, el hecho de que Tartakovsky entrara tarde en la producción, que el guión no sea suyo, que el filme esté animado por ordenador –y no de forma tradicional en 2D como el anterior trabajo del director- o que se añade el otro 3D, el de las gafas, son factores que hacen que el filme no sea tan característico de Tartakovsky como su obra televisiva.

Aún así, es interesante comprobar cómo se sobrepone a estos condicionamientos y logra que se note su voz. La crítica americana, con la vista puesta en Pixar, ha despachado el filme como un entretenimiento infantil poco logrado con una historia paterno-filial tópica centrada en gags gruesos y un guión simple. Algo que no es del todo falso, salvo por el hecho de restringirla al público infantil. Tal vez sea cosa mía, pero “Hotel Transilvania” no me parece ni más ni menos infantil que la mejor de las películas de Pixar.  En todo caso la veo dirigida al público adolescente o más "superficial", si se quiere.  Pero su personaje principal es el Conde Drácula, en una versión simpática, que no cursi. Los buenos sentimientos y el conflicto con su hija, Mavis, están ahí, pero el tratamiento es más humorístico que el de los productos de Pixar. La cosa puede ser más intrascendente, pero agrada por igual a cualquiera que quiera reírse, niño o adulto. Añadiría que el conflicto paterno-filial, en realidad, no es ni más ni menos tópico que el de muchas otras cintas animadas (hubo quiénes achacaron esto a "Brave", también algo infravalorada). Y es que, ¿en qué otros filmes sobre padres e hijas el papá es el Conde Drácula? Puede que dramáticamente esto no añada mucho, pero humorísticamente la cosa cambia.

Al parecer se confunde la livieza del mensaje, el ritmo frenético o la exageración de las caricaturas con un toque más infantil, cuando mi visión es justamente la contraria. Los dibujos que más fácilmente entretienen a pequeños y grandes, especialmente a aquellos adultos que tienen atravesada la moralina típica de Disney o Steven Spielberg, son aquellos centrados en la pura diversión. Los padres más reticentes se divierten lo mismo que sus hijos con la ardilla Scrat de “Ice Age”, que remite a los dibujos de El Coyote y el Correcaminos,  y se aburren durante las partes sentimentales de esos filmes.  Si estas están realizadas con especial esmero tal vez logren llegar a todos, como ocurre con Pixar, pero personalmente empiezo a estar saturado de ello incluso en sus productos. Aquí es donde me gano la enemistad de todos los lectores diciendo que, aunque me gustara, tanto el final de “Toy Story 3” como toda la película en general me resultaron más sensibleros que "Toy Story 1", "Bichos" o "Monstruos S.A". Y sí, entiendo que a todo el mundo le encantó por el aspecto nostálgico-sentimental de despedirse de estos personajes (en teoría, porque cada vez encuentro más probable la cuarta entrega). Pero resulta curiosa la tendencia de la crítica a valorar estas partes dramáticas mucho más que, por ejemplo, un gag basado en la pura animación como el del señor Patata poniendo sus rasgos físicos en una "tortilla" mejicana.



Mientras que en sus series televisivas los referentes de diseño eran Hanna Barbera (en Dexter) o el anime clásico (en Samurai Jack, Clone Wars o la reivindicable Sym-bionic Titan) en “Hotel Transilvania” , con el paso a la animación 3D menos “plana” y más volumétrica, el aspecto, expresiones y humor remiten directamente a los Looney Tunes de la Warner. La presencia de runnin’ gags como una anciana repitiendo “A mi que me registren”, la creencia de los demás personajes (incluida su propia hija) de que Drácula habla de forma balbuceante o las acciones destructivas de la camada de cachorros del Hombre Lobo van en esta dirección. Incluso recursos gastados que no me gustaron-ni me gustan- en filmes como las sagas “Shrek” o “Madagascar”, como el hecho de que todos los personajes rompan a cantar al final del filme, resultan mucho más divertidos si las expresiones faciales y movimientos de los personajes son desternillantes y reflejan su personalidad en todo momento.

Además, “Hotel Transilvania” tiene chistes de flatulencias (pocos) y  canciones raperas, pero sus partes, digamos, “dramáticas” no son tan deficientes como algunas de las críticas hicieron creer. Escenas como las del poblado humano creado por Drácula para asustar a su hija, los flashbacks sobre la mujer de aquel, la escena de las mesas voladoras o la convención de monstruos demuestran las habilidades narrativas de Tartakovsky que, de haberse centrado menos en la comedia, quizá hubiera obtenido mejores críticas, ya que estas partes del argumento se acercan más al tratamiento de un filme de Pixar.



Lo único que se puede achacar es que los chistes no son tan originales o inteligentes como los de sus series de animación. Lo que no impide que prácticamente todos funcionen a la hora de provocar , al menos, una pequeña sonrisa, cuando no una carcajada. Obviamente es una lástima que un director de tanto talento se vea condicionado en su debut cinematográfico y no pueda firmar una cinta con su estilo gráfico personal en dos dimensiones (aunque algo de ello vemos en los créditos finales). El cine de animación americano , salvo excepciones, arriesga poco y está muy condicionado por los grandes estudios y por lo visto ni siquiera un creador con una larga carrera en televisión puede hacer lo que le viene en gana. 


Pero “Hotel Transilvania” no es una mala comedia. Simplemente es un producto que apuesta por el entretenimiento y el “cartoon” frente a la visión más “clásica”, por así decirlo, de Pixar , de algunos filmes anime- tras el filme de Tartakovsky pude ver en Sitges "Wolf Children" de Mamoru Hosoda,  que me encantó por diferentes motivos-  o de “Frankenweenie” de Tim Burton, más aceptadas por la crítica porque su lenguaje y ritmo recuerda más al cine de imagen real.  Sin embargo, clásicos de animación como "Los Tres Caballeros" demuestran que un filme animado puede seguir sus propias reglas visuales y narrativas, y disfrutarse igual.   La cinta del creador de "Samurai Jack" no tiene un argumento completamente genial o inolvidable, pero puede verse varias veces sólo para divertirse con su estilo visual y los gestos de los personajes y despierta grandes esperanzas en el que será el próximo filme del director, un largometraje basado en uno de los personajes clásicos más carismáticos de la historia de la animación, “Popeye”. 

El nuevo filme de Sony, que se estrena este viernes, se une así a "Lluvia de albóndigas" en su intento de recuperar el estilo de los dibus 2D en la animación por ordenador.

Comments

Popular posts from this blog

No diga "Sí", diga "Oui"

Una de las cosas que me han regalado estas navidades ha sido un par de dvds de El Inspector, aquellos dibujos que solían acompañar a la Pantera Rosa en su entrañable "show" televisivo recientemente recuperado por Cuatro, ese canal que, al menos en sus inicios, se especializó en el refrito y en la nostalgia.
Cuando era pequeño me llamaban especialmente la atención los dibujos animados protagonizados por animales, así que en El show de la Pantera Rosa mis favoritos eran los de la propia Pantera, y también otros como El oso hormiguero y la hormiga. Sin embargo recuerdo vagamente haber disfrutado también con el Inspector, pero el caso es que no tenía muy frescos sus dibujos hasta que volví a ver alguno, de pasada, en Boomerang y me pareció que tenía buena pinta.

Más tarde adquirí la edición en dvd de todos los cortos de la Pantera Rosa y aún es el día en que no los he visto todos. La Pantera era un gran personaje y algunos de sus cortos son desternillantes, pero las situaciones m…

Fuera de juego (86): Recortable

Veremos qué pasa...de momento no pinta bien la cosa...

Fuera de juego (16): La noche antes de Reyes

Año nuevo...blog nuevo. Como ya habréis comprobado cambié el fondo del blog, espero que sea relativamente elegante y no muy hortera, dentro de mi tendencia al horror vacui. Y aquí está la primera tira del año. Nunca me pasó lo que a Nerea aquí, pero de pequeño solía estar bastante nervioso la noche antes de Reyes.