Monday, January 28, 2008

Adaptando que es gerundio



(Horrible) cartel de Mortadelo y Filemón. Misión: salvar la tierra.

Ayer fui a ver la segunda película de Mortadelo y Filemón, esperando lo peor y dudando acerca de si sería una buena idea, después de leer los numerosos varapalos que está sufriendo por parte de la crítica. Sin embargo, otros comentarios, muchos menos, decían que era "igual al cómic de Ibáñez" y eso me animó a verla. Aún con pocas esperanzas puesto que hubo gente que dijo que la primera entrega era igualita al cómic más que nada por el parecido físico de los protagonistas. Durante los primeros minutos pensé que efectivamente la cosa iba a ser tan lamentable como decía la mayoría de la gente al ver que la estética del filme resultaba menos creíble y visiblemente más hortera que la de la película anterior y que alguno de los actores en roles menores que aparecían al principio (como la reportera) ofrecían una sobreactuación poco creíble y forzada tratando de hacerse los graciosos, en lugar del reparto de tipos ya de por sí llamativos y freaks que reunió Fesser. Pero , conforme avanzaba la historia, esta empezó a resultarme mucho más entretenida y acabé reconociendo en ella los gags, los personajes y el tipo de aventura de los cómics de Mortadelo.

Sin embargo la mayoría del público, entre los cuales supongo habrá fans de Mortadelo, aborrecieron el filme, quizá porque piensan que lo que es válido en el cómic no lo es en imagen real. Mucha gente defiende la primera entrega a pesar de que en su día tampoco fue plato de todos los gustos. El taquillazo se debió especialmente a su hábil promoción.

Todo esto me lleva a pensar en el tema de las adaptaciones y en cómo se deben abordar...un tema sobre el que existen numerosas opiniones. No hablaré de las adaptaciones literarias, en las que hay de todo, y en las cuales me parece justificado que haya ciertos cambios o recortes según los casos.

Hablo de casos como éste de Mortadelo o las películas de Astérix. Incluso podría hablar de otros personajes de cómic o dibujos animados (últimamente también hay una tendencia a rehacer infográficamente TODAS las series de dibujos animados antiguas). También están las adaptaciones de cómics digamos "más realistas". Aún recuerdo la época en que eran las únicas que se hacían o casi. Salvo casos aislados como las Tortugas Ninja creo que fue a partir de Los Picapiedra que produjo Spielberg cuando la gente se empezó a lanzar a esto de adaptar los personajes humorísticos con actores reales.

La verdad es que esto nunca me pareció una buena idea, en principio. La gracia de los dibujos caricaturescos es que son caricaturas. Puedes adaptar un cómic como Batman o Ghost World pero a la hora de encontrar un actor que haga de Mortadelo o de Astérix te enfrentas a varios problemas. No se trata ya de cuestión de efectos especiales o caracterizaciones. Incluso si el actor es eficaz, creo que los personajes dibujados tienen un carisma especial que los hace agradables para la mayoría del público,mientras que los actores pueden gustarte más o menos. Por ejemplo, a casi todo el mundo le resulta simpático el dibujo de Pablo Mármol, pero a muchos se nos hace algo pesado Rick Moranis (más allá de que haya tenido algún papel en el que no esté mal).

Aborrezco completamente las películas en imagen real de Astérix. En ningún momento me creo que los personajes que allí aparecen sean los del cómic. Estéticamente me parecen ficticias y horteras y como comedias no les encuentro la más mínima gracia. Apenas he visto un trozo de la primera parte que, en cuanto a argumento, me pareció como un album realmente flojo de Uderzo (quizá no tan flojo como el último, que no he leído pero no hace falta, sólo con verlo...). Eso le daría un "aprobado" como adaptación, pero como película me parece mala. No es agradable visualmente, apenas mantiene el interés, los gags resultan sosos (cosa que también pasa en algún album de Uderzo) y las interpretaciones no son nada del otro mundo. La segunda película que desgraciadamente tuve la ocurrencia de ver entera me pareció aún peor. Algunos gags estaban totalmente sacados del tebeo, sí, pero los que no eran la antítesis del mismo.

Cuando salió la primera película de Mortadelo y Filemón vi algunos trailers y me creí que aquello podría dar resultado. Me parecía que los personajes que allí salían eran Mortadelo y Filemón y no unos tipos disfrazados como en Astérix. Me parecía que el mundo que se veía era el del cómic y que se usaba el mismo tipo de gags. Más importante aún, me pareció que podría ser una buena película porque estéticamente daba un look agradable y porque me había gustado casi todo el trabajo anterior de Javier Fesser (como también me ha gustado alguna cosa posterior como
Binta y la gran idea ).

Entonces pensé que quizá podría ser la primera buena película que resultase de una adaptación de este tipo. O la primera buena adaptación que resultase ser también buena película. No sé.

Lógicamente me llevé una gran decepción porque la película tenía de Mortadelo, si acaso, la primera media hora. No sólo eso sino que no me pareció una buena película.

El milagro de P. Tinto tiene sus detractores y sus defensores. Está claro que es una película muy deudora de Jeunet y Caró, eso es algo que mucha gente dice y nadie niega, creo yo. En lo que ya no estoy de acuerdo es en que el guión era como una sucesión de cortometrajes, otra crítica bastante extendida. Desde luego no tenía una historia al uso y en efecto incluía más subtramas y detalles paralelos de los que quizá eran necesarios pero todo se resolvía con cierta eficacia y de forma más o menos clara para el espectador. Sí, jugaba un poco a la confusión y a la acumulación, pero se seguía con interés y con una implicación del espectador en la historia. En los gags había de todo, pero todo en su sitio. Lo sutil, lo grosero o lo surreal se adaptaba bastante bien a la forma de ser de cada personaje, el marcianito gamberro nada tenía que ver con P. Tinto, y ambos eran entrañables a su manera.

En la peli de Mortadelo no vi nada de esto. La implicación emocional que se pretendía con el personaje de Filemón era inexistente debido en parte a la caricaturización de la caricatura. Pese al excelente trabajo de Pepe Viyuela el personaje era descrito como un tipo más vulgar que el del tebeo.

Los personajes nuevos creados para la ocasión eran extraños al universo de Mortadelo y Filemón y a mi forma de ver no tenían ningún interés. Si bien la nueva película incluye personajes poco logrados su papel está más comedido, sin restar protagonismo a los principales. Es mi opinión y aquí entra el asunto de la fidelidad a la obra, pero no puedes prometer una película de Mortadelo y Filemón y restarles protagonismo constantemente. Evidentemente si los otros personajes introducidos tuvieran más gracia esto importaría menos, pero parece que Fesser se entusiasmó en exceso con Dominique Pinon, cuyo personaje e interpretación me resultaron insoportables, por mucho que haya estado muy bien en los filmes de Jeunet y Caró.

Como decía antes en las adaptaciones literarias hay de todo, pero veo que hay un paso más grande de la novela al cine. Un cómic es un medio más visual y si encima hablamos de un cómic claro, tradicional, sencillo y fácil de entender, de estilo clásico, creo que es imposible tener una visión aberrante de él o sacar interpretaciones falsas. Ver en él cosas que no hay. Fesser me demostró lo contrario o bien hizo lo que quería y luego trataba de justificarlo, ya que daba a entender que el quería ser fiel a Mortadelo...aunque posteriormente dejó caer que no había releído los albumes para la ocasión y que se basó en sus recuerdos. Lo siento, pero declaraciones del tipo "cada uno tiene una visión de Mortadelo y Filemón" me parecen una falacia. Aquí no hay más interpretación que la que se sustrae leyendo el cómic, que es en general bastante claro y directo.

En comparación con la nueva película se puede considerar que Fesser "acertó" al intentar adaptar situaciones que tuvieran cabida en el mundo real, aún con efectos especiales, en lugar de lanzarse a tomar cosas totalmente surrealistas que aparecen en el tebeo. En el nuevo filme ha sido muy criticada la aparición de un perro digital, lo que permite que este actúe como los perros que dibuja Ibáñez en sus historietas. De nuevo otra idea que en principio me sonó muy mal pero que visto el filme no me ha resultado tan mal integrado. Aunque creo que bien podrían haberse quedado con otros gags y situaciones más fáciles de adaptar este tipo de filmes tienen como curiosidad ver, hasta cierto punto, cuanto se avanza en el tema de efectos especiales...y aunque muchos lo pusieron a parir concretamente este efecto no me parece de lo peor de la película y si uno pretende creerselo, se lo cree. Si ustedes ven, por ejemplo, Space Jam o Looney Tunes: back in action en ningún momento parece Bugs Bunny o el Pato Lucas estén en el mismo mundo que los humanos o que estos hablen con ellos. No sé concretar los problemas técnicos pero hablo de la sensación que me produce. En MYF, Misión:Salvar la tierra me lo creí quizá porque el FX es mejor de lo que se dice o quizá porque el argumento me predisponía a creerlo.

No entraré en los aspectos que no me gustaron a un nivel más argumental o de gags en la segunda película, pues hay bastantes, pero en conjunto los noto menos que en el filme anterior. Reconozco que aquel era más eficaz en el sentido de que pocas cosas daban vergüenza ajena, si acaso resultaban raras o dejaban indiferente. Sin embargo por muchos gags que puedan verse como faltos de gracia, alargados, sosos, mal adaptados o rancios en la nueva película pensemos en algunos de los gags de la primera parte, resueltos quizá con mejor ritmo pero de trazo bastante grueso: un enano cagando, la vaselina de Elton Matraca, los personajes soltando tacos constantemente (quizá lo más gracioso fue aquello de Mecago en Zipi Zape y las hermanas Gilda), golpetazos que a mi me dolían más que hacerme gracia (los dientes de Filemón contra los barrotes)...Los gags de golpes en esta entrega, peor resueltos en cuanto a efectos y quizá más infantiles, remiten más a los de toda la vida y no a un sadismo innecesario para con los personajes. Y estos están reflejados tal cual son en el tebeo, sin estar "versionados" por el director. Rompetechos deja de ser un facha, al Super ya no le gusta la Ofelia, Filemón resulta algo menos vulgar. Los mejores gags están, creo, en los diálogos más que en lo visual. Los supuestos ahorros del Súper, las confusiones de Rompetechos, las conversaciones entre los agentes, el Bacterio "cantando" ante la presión de los villanos...

Ni siquiera estoy seguro de cuál de las dos es la mejor película y ahí se presenta mi duda...¿qué se debe valorar más en una adaptación? Yo pienso que esta ha de ser fiel al espíritu de la obra adaptada. De acuerdo en que hay casos en que se han cambiado cosas para mejor o que lo que funciona en un medio no tiene por qué funcionar en otro, pero ¿hasta qué punto se pueden modificar cosas porque así lo quiere el director? Hay quién considera que la gracia de las adaptaciones es ver la visión que hace un realizador de otra cosa. Esto puede tener su interés pero sobre todo en películas de índole comercial basadas en personajes de la cultura popular creo que la gente que acude a verlas lo hace en gran parte por ser fans de la obra original y se sentirán decepcionados si se les ofrece otra cosa, a menos que esta supere de largo a la obra original.

La segunda cuestión que aún me planteo es si se debería continuar haciendo estas adaptaciones de personajes de dibujos animados o caricaturescos con actores reales. Antes creía que no, ahora empiezo a pensar que según los casos. De entre los dos problemas que tenía con este tipo de adaptaciones, que eran 1/el no asociar a los actores con los personajes del cómic y 2/que para colmo el guión normalmente no reflejaba en absoluto su mundo las dos películas de Mortadelo y Filemón me hacen pensar que puede existir un rayo de esperanza para este tipo de adaptaciones. Así que supongo que tal vez en el futuro podría conseguirse algo que funcionase al menos al noventa por ciento en este sentido. Por mi podrían continuar con las películas de Mortadelo y Filemón a ver si aciertan, debido a que es un cómic de humor relativamente "fácil" y directo. Odio lo que hacen con Astérix y miedo me da lo que podrían hacer con Superlópez (gracias a Dios nada ha llegado a buen puerto aún)...y aún y todo, esas adaptaciones podrían ser posibles con el guión y equipo adecuado.

La mejor adaptación de Mortadelo y Filemón siguen siendo para mi las películas animadas de los Estudios Vara. Pero teniendo en cuenta la horrible serie emitida por Antena 3 en los noventa quizá sea mejor que se hayan pasado a imagen real. Por cierto, una adaptación muy fiel, que tomaba punto por punto los gags de Ibáñez, pero que era un completo desastre a todos los niveles técnicos y artísticos.

Wednesday, January 23, 2008

Fuera de juego (47): de tres en tres

Últimamente tengo esto un poco abandonado, por estar algo ocupado, pero no hay mal que por bien no venga, así llegan tres tiras en una sola ración. ¡Que las disfruten!

Tuesday, January 08, 2008

No diga "Sí", diga "Oui"

Una de las cosas que me han regalado estas navidades ha sido un par de dvds de El Inspector, aquellos dibujos que solían acompañar a la Pantera Rosa en su entrañable "show" televisivo recientemente recuperado por Cuatro, ese canal que, al menos en sus inicios, se especializó en el refrito y en la nostalgia.

Cuando era pequeño me llamaban especialmente la atención los dibujos animados protagonizados por animales, así que en El show de la Pantera Rosa mis favoritos eran los de la propia Pantera, y también otros como El oso hormiguero y la hormiga. Sin embargo recuerdo vagamente haber disfrutado también con el Inspector, pero el caso es que no tenía muy frescos sus dibujos hasta que volví a ver alguno, de pasada, en Boomerang y me pareció que tenía buena pinta.

Más tarde adquirí la edición en dvd de todos los cortos de la Pantera Rosa y aún es el día en que no los he visto todos. La Pantera era un gran personaje y algunos de sus cortos son desternillantes, pero las situaciones mudas y en ocasiones algo repetitivas, especialmente en los cortos menos inspirados, llegan a saturar si intentas ver muchos seguidos, y los de la última época resultan especialmente tediosos.

Tengo que admitir que por alguna razón me gusta más el humor hablado, basado en los diálogos. Al redescubrir estos dibujos del Inspector en dvd me he dado cuenta de que son verdaderos clásicos y que no tienen nada que envidiar a los de la famosa pantera. No son como esos dibujos que la nostalgia nos hace creer que son clásicos y vistos después de un tiempo descubres que eran un poco coñazo (como Scooby Doo o los Autos Locos). Estos ganan viéndolos ahora. Hacen uso de un grafismo simple pero atractivo, al igual que los de la pantera, con unos diseños sencillos que se encuentran entre lo más simpático del trabajo de Friz Freleng, uno de los dibujantes de la Warner cuya obra, al menos dentro de esa compañía, es algo menos buena que la del resto de sus compañeros directores. Pero en los cortos de la Pantera Rosa y El Inspector, en colaboración con David H. DePatie, consigue un estilo nuevo y atractivo.

El Inspector es una caricatura sencilla pero eficaz del gran Pe
ter Sellers y tanto el doblaje como su torpeza tienen poco que envidiar a su homólogo de carne y hueso. Además los dibujos incluyen un surrealismo notable que no estaba tan presente en los filmes de Blake Edwards (los cuales también debería revisar un día de estos) y que a la postre los hace quizá más modernos que aquellos filmes (divertidos pero algo añejos y si no recuerdo mal muy irregulares). La galería de villanos no tiene nada que envidiar a la de Dick Tracy: tipos con dos o tres caras, ladrones con varios brazos, almejas con traje de marinero y otros individuos de similar calaña.

Pero quizá el más entrañable de los personajes es el ayudante del inspector, Deux Deux (pronunciado "Dodó"). Adormilado, bonachón e infantil, se supone que es un personaje franco-hispano, pero tan pronto habla de la "soleada Barcelona" como se atiborra de enchiladas, aunque el Inspector le ordena que cierre su "bocaza española" él usa expresiones como "¡Santos Frijoles!", lo cual parece indicar que nos encontramos de nuevo ante la lamentable confusión de los países americanos con respecto a nuestra patria. En todo caso esto resulta una mera curiosidad y no merma la diversión de los capítulos. Lo cierto es que todo esto se me pasaba por alto cuando veía estos dibujos de pequeño.

Además de la violencia que estaba también presente en las películas de Blake Edwards, y en general en toda forma de entretenimiento previa a la imposición de la dichosa corrección política, llama la atención lo humanos y "crápulas" que llegan a ser estos personajes, lo que los hace enormemente entrañables, hasta el punto de que el Inspector ordena a su ayudante que deje de lado una joya que acaban de recuperar sólo para que le acompañe a echar un vistazo a un espectáculo sexy de Can Can (¡dentro de un huevo!) . En otro corto una mujer de dudosa reputación seduce a Deux Deux en un antro de mal aguero, provocando la envidia del Inspector.

Si acaso mejor que todo lo anterior son los juegos de palabras, en los que destacan los numerosos usos de la frase "No diga Sí, diga Oui" que el Inspector repite a su ayudante. Para pillar todas las gracias es necesario ver los dibujos en versión original, a pesar del encanto nostálgico del doblaje mexicano.

En el segundo dvd editado la cosa pierde fuelle. Para empezar el personaje de Deux Deux apenas aparece y las situaciones se vuelven más tópicas, menos originales. No sé a qué se debió este cambio, pero en todo caso aún siguen apareciendo algunos villanos y situaciones curiosas.

En cualquier caso sirva este pequeño apunte para reivindicar unos dibujos hoy en día un poco olvidados y como recordatorio de que en el mundo de la animación casi cualquier tiempo pasado fue mejor...al menos en lo que se refiere a la naturalidad y humor en los personajes y diálogos. Aunque hoy en día estamos mucho mejor que en la era de "Hanna Barbera" con sus miles de autoplagios de Scooby Doo y otras lindezas, así que tampoco podemos quejarnos demasiado.

Friday, January 04, 2008

El megapost de las edulcoradas felicitaciones navideñas: the final cut special edition dvd

Cada año por estas fechas dibujo una postal de navidad usando algunos de mis personajes, y así me hago la ilusión una vez al año de que son famosos y disponen de su propio merchandising, como tarjetas de felicitación. En el 2005 lo hice con los lémures de Lemuria...





El año siguiente volví a usar descaradamente la misma imagen animándola en flash como Dios me dió a entender y contando con un gran actor de doblaje bastante barato, por cierto...




En el 2007, bien porque la cosa no quedó precisamente como una peli de Pixar, bien porque costaba demasiado esfuerzo (verídico, el día de Nochevieja estaba yo animando esto cuando tocaba ir a cenar), me volví al método tradicional de un dibujillo con gag. Para ello usé al desaparecido en combate Mongo que puede que algún día vuelva (o no) a las páginas del premiado fanzine Ojodepez, con un chiste que no sé si es muy allá pero el dibujo no quedó mal...

Y llegamos a la felicitación de este año con ese carismático cacharro protagonista de un proyecto al que ya he dado tantas vueltas que me mareo...




Y a todo esto dirán mis más fervientes fans, ¿por qué no has usado aún a los personajes de la tira? Son los ideales porque ya son (algo) conocidos, son niños y no se necesita haber estudiado para reconocerlos (mientras que no todo el mundo sabe lo que es una yogurtera...o un lémur). Pues supongo que porque básicamente estoy aburrido de sacarlos para el periódico y hay que variar.

Soy casi inevitablemente incapaz de hacer una felicitación sin algún personaje mío, será apego a ellos o falta de ideas. ¿Quién tocará el año que viene? Hagan sus apuestas...






¡¡¡BONUS FEATURE!!! Regalo de Reyes adelantado.

La tira que salió publicada el día 27. En realidad sí hay mensajes navideños con los personajes de Fuera de juego...



Sí, tengo una obsesión con los gorritos de Papá Noel, por alguna razón los personajes quedan increíblemente salados con ellos, ¿no creen?. Eso sí, horteradas como las pelucas esas de colores o las gorras con astas de reno que se llevan este año tardarán en verse en las cabezas de mis retoños de papel... a no ser que se me ocurra un chiste muy bueno sobre ellas, claro.

Thursday, January 03, 2008

Cosas que hago cuando me aburro: animación fluflo


Así de escandalizado se ha quedado el Fluflo al ver lo poco que estoy actualizando en estas fechas navideñas...en fin, feliz año con retraso a todos. Pronto subiré un post navideño, como no, también con retraso...